miércoles, 14 de marzo de 2012

Hola y adiós.

Después de un día intenso intentando resolver un caso clínico de una patología en la lengua en una mujer de 68 años...Nos hemos dado el lujo de pasarnos por el 100 montaditos. Si, jodidos miércoles, jodidas promociones, jodido consumismo y por supuesto, jodida gula. Después de alimentar nuestras preciosas y sensuales curvas, hemos optado por pasar de una maravillosa tarde de estudio en la biblioteca de la Uem. Si, esa biblioteca en la que la temperatura ambiente jamás está regulada, los momentos baños se te hacen eternos al ver que la mujer de la limpieza, alias “mujer del carrito”, está ahí…justo cuando tu vejiga está a punto de reventar; por no hablar del indeseable mono de nicotina: sales a mano izquierda, sigues el pasillo y subes las escaleras, gira a la izquierda y sube un piso, sal a la calle, baja escaleras y a mano derecha lúcete por la pasarela…tú lo haces mejor que nadie. En resumen, fumar es como ir a Mordor. Por no hablar del pequeño y barrigudo hombre de seguridad, el cual me trae un curioso recuerdo a Gimli del "El señor de los anillos". Este diminuto personajillo, durante largas y sofocantes horas de curro a la solana, busca con ansia a sus presas: jóvenes con nicótica entre sus dedos, he ahí su objetivo. Si, lo sé, es un Félix Rodriguez de la Fuente de la vida, para él capturar a una joven presa es mejor que un orgasmo…lo he notado en su mirada. Ya puedes tener 90-60-90, llevar escote o ser Angelina Jolie…el jodido cabron no te perdona. Maldito hobbit, maldito tabaco.
Y que decir de nuestro amigo "el andaluz". Si, es el, todos le conocen...no os hagáis los remolones. Ahí está el, de cuerpo presente, dentro de la barra de la cafetería de C. Amigo, eres muuuy pesado… quédate tu aceite plastificado, tus mini bandejas y tu bayeta negra con ese olor tan característico que tienen.
En fin, retomando mi rutina, he decidido terminar mi productiva tarde con una clase de spinning…eso eso, que este culito no pase hambre.
Y ahora, sentada en mi silla, frente a mi ordenador y de fondo uno de mis grandes descubrimientos: un CD de "the OC", el cual después de 5 años he encontrado entre polvo y más polvo en uno de esos ataques de histeria por tirar toda la mierda de tu habitación. Gran reencuentro, ahora somos uña y carne…¿la razón? Supongo que un buen recuerdo…y es lo que tienen los recuerdos, que te hacen recordar.
Así que aquí estoy, como un alma en pena, intentando saber cuál será mi objetivo en estas próximas 2 horas antes de dormir como un autentico bebote.

Qué coño, me despido a lo grande: ¡Buenas noches querido followers! jajajaja.

PD: Intento explicarme porque el corrector de gramática y ortográfica de mi Microsoft Word insiste en cambiar “followers” por “follones”… Joder, hasta mi Microsoft esta salido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario